COS i ÀNIMA

De qué hablo cuando hablo de mindfulness

13-trentadies-yoga-01

Por Cristina Franch

El término mindfulness invade los escaparates de las librerías, las propuestas que coaches y asesores hacen a los directores de recursos humanos de las empresas, la lista de terapias de psicólogos, la oferta de escuelas de yoga como la mía… Parece que si quieres estar a la última, tienes que ofrecer mindfulness a tus clientes. ¿Qué es, entonces, mindfulness? ¿Un nuevo invento, una terapia de moda?

Nuevo no es, aunque sí es cierto que está de moda. La técnica se remonta a Buda, y se usa en la base de las tradiciones espirituales orientales así como en todos los métodos de meditación. Es, pues, evidente que mindfulness es la apropiación de un término que va mucho más allá de una técnica o programa en concreto, aunque lo utilizamos como si lo acabáramos de inventar.

La aportación occidental ha sido sistematizarlo y convertirlo en un protocolo, un método aséptico y sin connotaciones religiosas, basado en evidencias científicas. Y como tal se viene utilizando desde hace más de 30 años en entornos médicos. Esta apertura del método permite que personas que difícilmente seguirían métodos orientales se acerquen a la atención plena.

“Con mindfulness nos entrenamos a nosotros mismos para prestar atención a lo que está sucediendo”

13-trentadies-yoga-02

Una definición de mindfulness

Según Estrella Fernández, neuropsicóloga y formadora de instructores, “mindfulness es la consciencia que desarrollamos a través de la meditación para regular y moldear nuestra atención y emociones. Con mindfulness nos entrenamos a nosotros mismos para prestar atención a lo que está sucediendo en el momento presente tal como es, sin juzgar y sin reaccionar de forma automática.”

Desgranemos los conceptos principales:

Meditación: Herramienta para un entrenamiento mental de la atención.

Aquí y ahora: Reconociendo que lo único que tenemos para vivir es el instante presente, fugaz y eterno al mismo tiempo, le prestamos toda nuestra atención deliberadamente.

Sin juzgar: Liberamos la experiencia directa de los condicionantes de nuestras experiencias pasadas, de los límites de las valoraciones. La aceptamos tal cual es.

Entrenamiento: Por tanto, es una determinada actitud que conlleva perseverancia e intención.

“Yo no puedo meditar”

Muchos de nosotros no lo vemos tan fácil: creemos que no podemos meditar, las veces que lo hemos probado “no nos ha salido” y por tanto descartamos esta técnica porque no nos sentimos capaces.

Es importante saber que, para practicar mindfulness, no necesitas tener un don innato especial. Se trata tan sólo de un entrenamiento en atención, “estar aquí con lo que hay”, sin más, observando. Pero si sigues un método te lo pones más fácil.

Siguiendo un programa sistemático de 8 semanas, sin conocimientos previos y sin tener necesidad de aprender términos orientales, puedes asomarte de forma segura a estas técnicas.

Esta es la gran aportación de los protocolos occidentales de mindfulness: acercar la técnica a todos, y además dotarla de los estudios clínicos necesarios para que sea admitida en los entornos científicos.

Científicamente probado

Las técnicas de neuroimagen han demostrado la evidencia de que, tras 8 semanas de entrenamiento, los efectos se comienzan a percibir. Hay áreas del cerebro frontal que se refuerzan, y regulan la torre de control de las emociones. Y la demostración ha empujado a la psicología, psiquiatría y medicina en general a adoptar cada vez más mindfulness: ¡estamos de enhorabuena!

Se utiliza de forma segura y controlada en entornos hospitalarios de todo el mundo y, por supuesto, en población sana. Sus múltiples beneficios en el control de estrés, ansiedad y mejora del estado de ánimo hacen que sea una técnica altamente recomendable para todos. Cada vez más escuelas incorporan protocolos para alumnos y profesores, más empresas solicitan entrenamiento para sus empleados.

“La paz que sobrepasa el entendimiento”

Llegado este punto, puede ser que tengas más claro qué es mindfulness. Pero por si tienes dudas del beneficio íntimo, de la verdadera aportación a tu vida de esta o cualquier técnica de atención plena, vamos a dejarnos de explicaciones científicas y demostraciones de cuán válido es un método.

Te invito, pues, a que reflexiones sobre el objeto del deseo de todas las religiones y movimientos espirituales, de todos los pensadores, filósofos e incluso científicos del mundo entero, de todos los libros de autoayuda que invaden nuestras estanterías, o que fueron escritos hace miles de años: el Tao, los Yoga Sutras de Patanjali, la Biblia…

Se trata de desentrañar el conflicto de la verdad esencial. Multitud de caminos diferentes, que incluso parecen opuestos a veces, para llegar a la misma verdad universal: conquistar “la paz que sobrepasa el entendimiento”. 

Afegir comentari

Fes clic aquí per publicar un comentari

*

Si continua utilizando el sitio, usted acepta el uso de cookies. más información

La configuración de las "cookies" en este sitio web se activa para darle una mejor experiencia de navegación. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de las "cookies" o sin hacer clic en "Aceptar" a continuación, usted está consintiendo a la misma el uso de dichos "cookies".

Cerrar